Prevención del V.I.H./SIDA  dirigida a los pacientes: Imperativos para la Salud Pública

 

Álvaro Carrascal,  MD, MPH., Instituto de SIDA del Estado de Nueva York, EE.UU.

 

El éxito de la terapia antirretroviral altamente activa (HAART) para reducir la morbilidad y mortalidad y mejorar la calidad de vida de los pacientes con VIH/SIDA ha traído como consecuencia un aumento de la prevalencia de la infección por VIH, al menos en aquellos países con acceso a medicamentos antirretrovirales.

 

El aumento de la prevalencia significa que existe un reservorio cada vez mayor de personas infectadas por el VIH que estarían potencialmente en capacidad de transmitir la infección.

 

Por otro lado,  con el mejoramiento de la calidad de vida que HAART ha traído consigo, se ha documentado ampliamente la reemergencia de conductas de alto riesgo en ciertos grupos de personas VIH+, la aparición de cepas de VIH resistentes a los antirretrovirales existentes, y la transmisión de estas cepas resistentes.

 

Hasta hace muy poco tiempo, los programas de prevención se habían orientado a proteger a los grupos poblacionales no infectados y mantenerlos libres de la infección. En las circunstancias actuales se hace imperativo establecer programas de prevención que vayan dirigidos a personas VIH+ y que enfaticen la urgencia de mantener conductas de bajo riesgo.

 

El papel del médico para iniciar y apoyar cambios de conductas de riesgo en los pacientes, ha sido ampliamente demostrado en otras patologías (tabaquismo, enfermedades cardiovasculares, etc.).  El desarrollo e integración, en la clínica, de programas de prevención ha sido un verdadero reto. Esta sesión revisará algunos de los modelos que han sido desarrollados y los argumentos que hacen que la prevención para seropositivos sea un requerimiento esencial de los programas de atención médica.